The Jimi Hendrix Experience en directo: Fehmarn (04.-06.09.1970)

Barro, chaparrones y malas vibraciones: ¡disculpen mientras beso el cielo!

Se suponía que era la respuesta alemana a la Feria de Música y Arte de Woodstock de 1969. Los organizadores, Helmut Ferdinand (33 años), Christian Berthold (28 años) y Tim Sievers (30 años), atrajeron a unos 25.000 visitantes a la isla báltica de Fehmarn del 4 al 6 de septiembre de 1970. Originalmente, tres docenas de bandas debían actuar ante un máximo de 60.000 visitantes. La pionera de los sex shops, Beate Uhse, dio un anticipo de 200.000 DM e hizo que se iniciara una venta anticipada adicional en sus tiendas de todo el país. El agricultor Störtenbecker puso a disposición una pradera de 50 hectáreas cerca del faro de Flügge.

Una infraestructura aceptable ya se encontraba en parte en el lugar, pero le costaba completarse. Las vallas protegían la zona del festival por todas partes. Un gigantesco sistema de sonido procedente del Reino Unido, con 150 fonos de 32 altavoces, se encargaría del sonido, y un escenario giratorio de 20 metros de ancho y 10 metros de profundidad evitaría las largas pausas para los cambios. La dirección del festival residía a 500 metros del escenario en dos contenedores apilados. El manifiesto del zeitgeist hippie ya se extendía en los prolegómenos del festival: El consumo de música debe ser generalmente gratuito. ¡Un absurdo! Los gastos y honorarios de Frumpy, Canned Heat, Procol Harum, Mungo Jerry, Fat Mattress, Rod Stewart & The Faces, Ginger Baker’s Airforce, Keef Hartley Band, Ten Years After y Sly & The Family Stone, entre otros, ascendieron a unos 500.000 marcos. Poco antes del comienzo, las agencias de venta de entradas informaron de que sólo había 10.000 entradas a 28 marcos cada una. La principal atracción era la Experience, reanimada por Hendrix tras la efímera Band Of Gypsys, recompensada con una tarifa de 70.000 marcos, incluyendo los traslados en un Mercedes y una caravana en el recinto del festival. El 4 de septiembre, The Experience actuó en Berlín en el Superconcierto ’70, trasladado de la Waldbühne al Deutschlandhalle debido al mal tiempo.

Fehmarn también sufrió unas condiciones meteorológicas horribles. El 2 de septiembre, cuando las autoridades detectaron deficiencias considerables, el cielo se oscureció ya durante el día. Además, llegó la banda de rockeros Bloody Devils de Hamburgo, que aterrorizó a los alrededores y a los visitantes del festival, y se enfrentó a los persas contratados como comisarios. La turba sólo se calmó cuando se les pagó 150 DM por hombre y se les dijo que no volvieran a dar la cara. La mayoría cumplió, pero un pequeño grupo se quedó. Cuando finalmente se abrieron las puertas el 4 de septiembre, una fuerte tormenta se abatió sobre la isla. El viernes por la tarde, el papa azul británico Alexis Korner dio el pistoletazo de salida y, en alemán e inglés sin acento, guió al público por el programa de tres días.

Las imperiosas condiciones meteorológicas, así como la escasez crónica de dinero (Procol Harum y Ten Years After fueron tapados), no sólo impidieron varias actuaciones el primer día. El sábado, Jimi Hendrix, acompañado por el director de la gira Gerry Stickells, el batería Mitch Mitchell y el bajista Billy Cox, llegó desde Berlín vía Hamburgo al Strandhotel Dania en Puttgarden – debido al mal tiempo, su actuación se pospuso al domingo. La zona hacía tiempo que se había hundido en el barro profundo. Stickells exigió que se desmontaran las carpas situadas justo delante del escenario, ya que de lo contrario Hendrix no actuaría. Para entonces, parte del escenario ya había sido desmontado y quemado por los rockeros, al igual que muchas puertas de los aseos del camping cercano. Hacia el final del festival, después de una actuación alborotada de Rote Steine (rebautizada como Ton Steine Scherben un poco más tarde), el escenario, así como la sede de la dirección del festival, que había desaparecido con la taquilla, también arderían en llamas.

Tras la actuación del pintoresco dúo folk Witthüser & Westrupp el domingo por la mañana, Jimi Hendrix y su séquito llegaron alrededor de las 11. Con un pantalón de raso rosa, una chaqueta de terciopelo con parches de colores vivos, una camisa india y una diadema azul, Hendrix, que también fue adorada por la pareja de comuneros Uschi Obermaier y Rainer Langhans, bajó de la limusina Mercedes. Varias fotos del trío lejos del escenario mostraban a un Hendrix alegremente exultante, dispuesto a todo tipo de bromas, incluso divertidas. Al cabo de un rato -Alexis Korner tuvo que animarle varias veces- el público empezó a enfadarse. Poco antes de la 1 de la tarde, la Jimi Hendrix Experience entró por fin en el escenario bajo el sol y comenzó el set de 90 minutos con la acelerada ‘Killing Floor’: «Debería haberte dejado, nena, hace mucho tiempo. But you got me messin’ round with you, baby, you got me cryin’ on a killin’ floor, yeah», la voz de Hendrix resonó proféticamente en el recinto del festival.

Con su habitual virtuosismo, el maestro condujo a sus dos chicos con manos, lengua y dientes a través de un best-of de los últimos cuatro años, a pesar de que la lluvia volvió a empezar: ‘Hey Joe’, ‘Red House’, ‘Spanish Castle Magic’, ‘Foxy Lady’, ‘Purple Haze’, ‘All Along The Watchtower’ y el final ‘Voodoo Child (Slight Return)’ salieron del trío original. El triunvirato abrió nuevos caminos con las canciones inéditas ‘Freedom’, ‘Ezy Ryder’, ‘Room Full Of Mirrors’ y ‘Hey Baby (New Rising Sun)’. Como reminiscencia a los Band Of Gypsys estaba ‘Message Of Love’. «Gracias. Adiós. Paz!», murmuró Jimi Hendrix en el micrófono al final e hizo el entonces popular signo de la paz (la Victoria de Churchill) con la mano. Inmediatamente después, la banda abandonó Fehmarn para dirigirse a Hamburgo. Desde allí Hendrix y Mitchell volaron a Londres, Cox a los Estados Unidos. Apenas 14 días después, el 18 de septiembre, Jimi Hendrix moría a los 27 años en un sótano del hotel Samarkand de Londres en circunstancias que aún no se han aclarado del todo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.